lunes, 14 de diciembre de 2009


Cantar de los Nibelungos
Se inicia con las hazañas de Sigfrido, héroe que conquistó el tesoro de los Nibelungos, y que al bañarse en la sangre de un dragón al que había matado consiguió la invulnerabilidad de todo su cuerpo, menos en una parte de la espalda en que una hoja caída de un árbol había impedido que la sangre le tocara la piel.
Llega Sigfrido a Worms, corte de los burgundios, y pide al rey Gunter la mano de su hermana, la hermosa Krimilda. Gunter accede a condición de que Sigfrido le ayude a conquistar a Brunilda, reina de Islandia, que sometía a sus pretendientes a rudas pruebas de fuerza física. Llegados a Islandia, Sigfrido se viste una túnica que lo hace invisible, merced a lo cual puede ayudar a Gunter en la prueba, que lleva a cabo victoriosamente, con lo que conquista la mano de Brunilda.
En Worms se celebran simultáneamente las bodas de Sigfrido con Krimilda y de Gunter con Brunilda. Tiempo después, debido a una indiscreción de Krimilda, Brunilda se entera de que Gunter la superó en las pruebas y la conquistó gracias a la ayuda de Sigfrido invisible, y decide vengar el engaño. Encuentra un valedor en el fiero guerrero burgundio Hagen, el cual, con engaños y falsos pretextos, logra que Krimilda le detalle y precise cuál es el único lugar vulnerable del cuerpo de su marido Sigfrido.
Hagen y Sigfrido salen de caza, y en el momento en que éste ha dejado la lanza en manos de aquél, a fin de inclinarse para beber en una fuente, el traidor atraviesa con su propia arma el cuerpo del héroe por el único punto vulnerable, y éste muere después de confiar a Gunter el cuidado de Krimilda.
Krimilda, deseosa de venganza, acepta la proposición de matrimonio que recibe de Atila, y se traslada a la corte de los hunos, donde vive doce años. Transcurridos éstos, llegan a la corte de Atila, para celebrar unos festejos, el rey Gunter, Hagen y un gran séquito de burgundios. Krimilda encuentra entonces la ocasión para realizar sus planes, y consigue que los hunos, tras un banquete, ataquen a los burgundios, lo que produce una sangrienta refriega en que mueren infinidad de guerreros de ambos bandos, y ella, finalmente, decapita a su propio hermano Gunter y al feroz Hagen, que se había negado a revelar dónde había escondido el tesoro de los Nibelungos después de la muerte de Sigfrido. En la pelea con los burgundios y en el apresamiento de Gunter y Hagen Krimilda es ayudada por el rey godo Teodorico, que vivía desterrado en la corte de Atila.

No hay comentarios:

Publicar un comentario