martes, 17 de febrero de 2009

SINTAXIS

SUBORDINACIÓN CONCESIVA

1. Aunque pasó la noche viajando, Galileo no sentía sueño.
2. Aunque de boca para afuera han aceptado la república, siguen siendo monárquicos recalcitrantes.
3. Marcha sin vacilar, pese a que el viento ha borrado a trechos las huellas.
4. Aun suponiendo que estos ejercicios sean saludables, nunca han de sernos de gran provecho

SUBORDINACIÓN CONDICIONAL

1. Si le da un cólico lo sangraré.
2. Si encuentran a la mujer, trátenla con delicadeza.
3. Como no las case pronto van a darme muchos disgustos.
4. Me ofreció aumentarme el sueldo a condición de que me olvidara de la historia.

SUBORDINACIÓN CONSECUTIVA

1. El hombre era tan flaco que parecía enfermo de desnutrición.
2. No conocía la distribución de los aposentos ni la colocación de los muebles, de modo que anduve muy cauteloso.
3. Tenemos los medios de hacer hablar al más valiente de los idiotas, de manera que no nos haga perder el tiempo.

SUBORDINACIÓN COMPARATIVA

1. La religiosidad del beato era tan grande como su bondad.
2. Tengo más miedo al hambre que a los toros.
3. Tú lo sabes mejor que yo.
4. Las paredes estaban pintadas de verde, al igual que las puertas.

COORDINACIÓN COPULATIVA

1. El cabo se había calado las gafas y ojeaba el código.
2. Juan alarga el brazo, toma a Catalina de la cintura y la sienta en sus rodillas.
3. No morí ni desaparecí.
4. La gitana saludó, recogió su capa, se la echó sobre los hombros, envió un beso y desapareció.

COORDINADAS DISYUNTIVAS

1. ¿Desayunará solo el señor o sirvo también el desayuno de la señora?
2. O te decides ahora a tomar las riendas a tu destino o acabarás como yo.

COORDINADAS ADVERSATIVAS

1. No fumaba, pero ahora sí fumo.
2. Algunos sentimientos perduran a través del tiempo, pero no por eso han de ser eternos.
3. La sequía había expulsado de Custodia a muchas familias, pero aún quedaban ranchos habitados.
4. El dinero no se inventó para guardarlo sino para hacerlo circular.

COORDINADAS DISTRIBUTIVAS

1. Algunos discípulos de Mairena aprendieron de memoria el verso; otros recordaban la traducción.
2. De todos ellos, unos cambiaron de profesión cuando vino la crisis; otros que lo intentaron no lo consiguieron.

COORDINADAS EXPLICATIVAS

1. Río acordó intervenir militarmente en Bahía, con el voto unánime del congreso; es decir, el Gobierno y el Congreso oficializan la tesis de la conspiración.

YUXTAPOSICIÓN

1. Las ciudades no huyen, se queman, se pudren, se desbaratan.
2. Pasa, pasa, no tengas miedo.
3. El viejo financiero estaba pálido, le temblaban ligeramente los labios descoloridos.
4. El célebre argumento no es una prueba; pretende ser una evidencia.

VALORES DE SE

1. No se lo digo, señor comisario.
2. Se la regaló a las monjas del Divino Verbo.
3. El hombre de oscuro se lleva la mano al sombrero.
4. Lepprince entró en el antepalco y se bebió la limonada.
5. A la caída de la tarde se peina un poco.
6. Si le damos carnada, él mismo se colgará.
7. Las mujeres se arremangaron las faldas.
8. Se limpió los bigotes con la servilleta.
9. Se despidieron en la puerta del sanatorio.
10. Se saludaron como generales.
11. Ellos se pasan las consignas y se dan las manos.
12. Le di un puntapié pero no se quejó.
13. Esperaban que se dignara verlos.
14. Inmediatamente se ponía a rezar.
15. Los tiempos se han vuelto confusos.
16. El paisaje se había secado.
17. La mano derecha de la Baronesa se posó sobre el brazo de Gumucio.
18. Se concede licencia para el establecimiento de dos casquerías.
19. La traición se agradece.
20. Se habla del fracaso de los intelectuales en política.
21. Se convoca a los amantes de la justicia a un acto público.

VALORES DE “QUE”

1. De Málaga comunica el gobernador que el entusiasmo es extraordinario.
2. Bendito sea Dios, que ya lo tenemos a Usted en casa.
3. Que estén en tu santa gloria, señor.
4. ¿Te acuerdas del toro que enloqueció y embistió a los niños que salían del catecismo?
5. Parece que no os interesa lo que digo.
6. Dígame en qué puedo servirle, señor.
7. ¿Qué percances eran aquellos?
8. ¡Qué razón tenía Antoñito Arévalo!

VALORES DE “DONDE”.

1. Hay una taberna donde se despacha buen género.
2. Vamos adonde ustedes quieran.
3. Le digo dónde estaba.
4. ¿Dónde voy a llevarte si no tengo dinero?

VALORES DE “COMO”

1. Pregunté cómo la habían encontrado.
2. Entornaba los ojos como si le molestara el humo.
3. Como el viaje lo paga la universidad, a mi marido se le antojó hacerlo en barco.
4. Como no sea con señales de humo...

VALORES DE “CUANDO”

1. ¿Tenía trabajo cuando fue a Barcelona?
2. Los cervantistas nos dirán algún día cuándo en ellos habla la tierra, cuándo habla la raza.
3. ¿Cuándo y dónde nació usted?

VALORES DE “CUANTO”

1. Nos dicen todo cuanto saben de sí mismos.
2. Si eliminamos de la ley cuanto en ellos se contiene de escoria burocrática, aparece clara la enseñanza del Derecho.
3. Al toro de lidia no le interesa cuanto acontece en la plaza.
4. ¿Cuánto quieres por tu parte de la herencia?

FORMAS NO PERSONALES

1. Es fácil convertir a un mozo en asesino.
2. Era volver a caer bajo el influjo benéfico del salón.
3. Los enemigos querían esquilmar a los moradores.
4. El animal relincha feliz de sentir la vecindad del campo.
5. Al entrar en Natuba, el consejero y los peregrinos oyeron un zumbido de avispas.
6. Me pagan por estar allí.
7. Él fue ayer a la Pensión Nuestra Señora de las Gracias a buscarlo.
8. ¡A comer, que parecéis dos sardinas arenques!
9. ¿Para qué darles ese disgusto?
10. ¡Quemar Calambí!
11. Van detrás del entierro rezando sus oraciones.
12. Trepando al cerro se arañó las manos y resbaló.
13. El foragido, aprovechando la situación, desaparece en la maleza.
14. Hay una hilera de gallinas durmiendo entre vasijas.
15. El miedo a equivocarse, rechazando a un buen hombre, laceraba su corazón.
16. Les dispararon, sabiendo que no los alcanzarían, pero a nadie se le ocurrió perseguirlos.
17. Estaba sudoroso, sucio, preocupado.
18. Julianín, dormido en la cocina de la taberna, no sospecha que la gente pueda andar de noche por la calle.
19. El sacristán, los ojos aún cerrados, oyó cantar al gallo.
20. Rebañado el último plato, hizo ademán de abandonar el local.

La mayoría de las oraciones proceden de las novelas La verdad sobre el caso Savolta, de Eduardo Mendoza, y San Camilo 1936, de Camilo J. Cela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario