viernes, 19 de noviembre de 2010

ENTRESIGLOS 20-21, UNA REVISTA CON MEMORIA





Que en un centro educativo público no universitario se elabore una revista de Historia ya es casi una noticia; que esa revista tenga solidez intelectual  y dignidad editorial es un acontecimiento; que esa revista salga adelante solo por el empeño de, entre otros,  un grupo de profesores y de alumnos, es sencillamente un milagro. Sorprendentemente ese milagro se produce dos veces al año en Fuenlabrada.

ENTRESIGLOS 20-21, que así se llama esta revista, cuyo lema es "Historia, Memoría y Didáctica", se publica en el IES "Jimena Jiménez Pidal", aunque nació como una iniciativa del Dpto. de Historia del desaparecido IES "Sefarad". Desde su aparición en Septiembre de 2005, en sus once números se han publicado docenas de artículos sobre nuestra compleja y atribulada historia contemporánea, en la que la Guerra Civil  y la derrota de la República marca un antes y un después. Por las páginas de ENTRESIGLOS 20-21, magnífico ejemplo de dedicación a la historia oral y a la memoria histórica, han pasado, entre otros muchos asuntos,  las Misiones Pedagógicas de la República, los maquis y la Resistencia, el Holocausto y sobre todo los abuelos y abuelas antifranquistas que, inasequibles al desaliento, fueron capaces de mantener con su lucha y sacrificio, la llama de la libertad.

En el numero 11 de ENTRESIGLOS 20-21, el último de los publicados hasta ahora, correspondiente al pasado mes de octubre, Jesús Sánchez, en el dossier titulado "El fuego y las bibliotecas", hace un recorrido histórico de la mano de los libros, en un esfuerzo por comprender por qué se queman. Desde las hogueras encendidas por la Inquisición española hasta el saqueo de la Biblioteca de Bagdag en 2003, pasando por los bárbaros actos de quema de libros de la Italia fascista, la Alemania nazi o la España franquista, asistimos al bárbaro espectáculo de la destrucción de la cultura, pero ese terrible recorrido  termina con un elogio esperanzado del papel de las bibliotecas públicas.

En este mismo número de la revista, Salvador Rámirez, en "Ventana abierta del pueblo herido. MIGUEL HERNÁNDEZ, compromiso, guerra y represión franquista", traza el drámatico peregrinaje  de nuestro gran poeta desde los años previos a la Guerra Civil hasta su muerte en la cárcel de Alicante el  28 de marzo de 1942. Una contribución sencilla, pero rigurosa y emocionada, al Centenario del poeta de "Vientos del pueblo". También se publica "Escuela rota", una obra teatral de Bruno Estrada, que se basa en hechos reales  ocurridos en 1936 en la provincia de Burgos.


Ni que decir tiene que una empresa cultural como la de  ENTRESIGLOS 20-21, que no oculta una clara orientación de izquierda, no concitará ni el aplauso ni la admiración de todos, pero su misma existencia nos recuerda que un empeño semejante es posible si  detrás de él  se alían capacidad, compromiso y una decidida voluntad de recuperación de la memoria. No es poco en unos tiempos tan desmemoriados como los que vivimos.



"ENTRESIGLOS 20-21 es una publicación sin ánimo de lucro, que se distribuye gratuitamente. Sus únicos objetivos son la divulgación histórica, el fomento de la participación de los estudiantes en la investigación científica y la conservación de la memoria histórica. La revista se edita y difunde con la colaboración de la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Fuenlabrada."

El Consejo de Redacción de ENTRESIGLOS 20-21 lo componen Luis Cerrón, Fernando Hernández, Juan Hernando, Javier Moreno y Jesús Sánchez. Queremos dejar aquí constancia de nuestro reconocimiento a su meritoria labor y a la de quienes colaboran con ellos.

Los que  deseen acceder a la página web de ENTRESIGLOS 20-21, donde aparecen en formato pdf. los números anteriores de la revista,  encontrarán un vínculo en nuestra lista de Enlaces situada a la izquierda de esta entrada.

2 comentarios:

  1. He visto esta revista en Internet y me tiene impresionao cómo se lo cuuran los alumnos del insti.

    ResponderEliminar
  2. No conozco exactamente cuál es el método de trabajo de los alumnos de ese instituto para hacer la revista, pero lo que está claro es que colaborando en ella tienen la oportunidad de ser unos verdaderos historiadores y no unos meros estudiantes de Historia. Dicho sea con todos los respetos.

    ResponderEliminar