miércoles, 23 de febrero de 2011

CONCURSO DE DECLAMACIÓN POÉTICA DE LA COMUNIDAD DE MADRID




ŒEL PLAZO DE PRESENTACIÓN DE SOLICITUDES FINALIZA EL 20 DE MARZO DE 2011.
CONCURSO PARA ALUMNOS DE ESO Y BACHILLERATO.
ŽDE UNO A TRES PARTICIPANTES POR CENTRO.
DOS MODALIDADES:
              1ª- DECLAMACIÓN DE TEXTOS DRAMÁTICOS.
              2ª- DECLAMACIÓN DE TEXTOS LÍRICOS.

Si estáis interesados en participar, os interesará leer algo más sobre este concurso:

En este enlace podéis acceder a las BASES DEL CONCURSO DE DECLAMACIÓN POÉTICA

Aquí está el REPERTORIO DE TEXTOS DRAMÁTICOS para declamar.

Aquí está el REPERTORIO DE TEXTOS LÍRICOS para declamar.

Si pincháis aquí podréis leer algunos sencillos pero útiles consejos sobre DECLAMACIÓN:

7 comentarios:

  1. Lástima, yo me se de memoria Con cien cañones por banda, etc., pero no está en la lista.

    ResponderEliminar
  2. A Pirata: No debes desperdiciar ni tu memoria ni tu talento: busca otro poema que te guste y participa en el concurso.

    ResponderEliminar
  3. Parece que la declamación vuelve a estar de moda. Todavía recuerdo la época en que todas alumnas en mi colegio de Cáceres teníamos que recitar poesías. La más popular de todas era con diferencia "Mi vaquerillo" de Gabriel y Galán, el poeta de la tierra. !Cuántas veces la habré recitado yo! Todavía me la se de memoria.

    ResponderEliminar
  4. A madre:

    Quién con una determinada edad -usted seguro que es mucho más joven que yo, pero me permito esta generalización- no habrá recitado alguna vez "Mi vaquerillo", en Extremadura o en cualquier otro lugar de España. Yo lo hice más de media docena de veces en el Colegio de los Maristas en Valladolid, donde para bien o para mal estudié hace ya muchos años. La verdad es que la poesía de Gabriel y Galán nos parecía de pequeños la mejor del mundo, luego hemos tenido oportunidad de conocer otros poetas y otras formas de escribir poesía. Ya no me sé de memoria el poema entero, pero todavía recuerdo muchos de sus versos. Lo que se graba a esa edad a veces se recuerda durante toda la vida.

    Tengo incluso una anécdota que contar sobre uno de aquellas fiestas de fin de curso en que los alumnos, entre actuaciones musicales, teatro y discursos, recitábamos poesía. Yo tendría entonces 9 o 10 años y a esa edad los curas a los pequeños nos hacían subir en una silla, para que en el salón de actos -bastante desvencijado, por cierto- nos pudiera ver todo el mundo. En esas estaba yo, más o menos por la mitad de "Mi vaquerillo", cuando se partió una pata de la silla y rodé por los suelos. No recuerdo si llegué a terminar el recitado -de memoria, por supuesto- pero el dolor del golpe me duró varios días. Ni que decir tiene que, aunque a mí no me hizo ninguna gracia el episodio, fue para los espectadores lo mejor de toda la fiesta. El cachondeo fue general y me convertí durante un tiempo en el “niño que se cayó de la silla”. Así es la vida.

    ResponderEliminar
  5. Usted tuvo suerte porque solo se cayó de la silla, a mí un salesiano en el colegio ded Guadalajara me dio un pescozón que me hizo sangrar porque me equivoqué recitando una poesía de San Juan de la Cruz. !Qué tiempos!

    ResponderEliminar
  6. Yo no creo que se presente nadie a esto y menos con esas poesías.

    ResponderEliminar
  7. He leído las poesías y no me atrevo con ellas

    ResponderEliminar