domingo, 13 de febrero de 2011

EN EL DÍA DE LOS ENAMORADOS: POEMA DE JOSÉ ÁNGEL BUESA




Para un español hablar del poeta post-romántico JOSÉ ÁNGEL BUESA (1910-1982)  es hablar de nadie, porque nadie o casi nadie lo conoce. Para un cubano, dentro o fuera de la isla, hablar de JOSÉ ÁNGEL BUESA es hablar del AMOR, porque para los cubanos era el "poeta enamorado", aquel que en sus versos mejor supo reflejar los gozos del AMOR y sus dolores, la profunda herida del AMOR y su inefable alegría, el ardiente sol del enamoramiento y la sombra oscura del desengaño y el desamor. Consiguió ser romántico sin ser cursi, apasionado sin ser patético, sencillo sin ser simple, moderno sin renunciar al clasicismo, universal sin dejar de ser cubano.

Hoy queremos unirnos con un poema suyo a la festividad de SAN VALENTÍN, el santo patrón del "DÍA DE LOS ENAMORADOS",  esa celebración de orígenes inciertos e interpretación polémica, que más por imperativos del comercio que por razones del corazón se ha convertido en una de las fiestas más esperadas y deseadas del año, pese a que nadie la ha bendecido con su inclusión entre los días no laborables. Desde aquí hacemos una petición formal a la Comunidad de Madrid para que la bendiga: por el AMOR todo, contra el AMOR nada.

Nosotros naturalmente no queremos vender ni tarjetas postales, ni corazoncitos de fieltro, ni flores, menos aún anillos de diamantes, pero tampoco queremos que los mercaderes, para los que San Valentín es una magnífica oportunidad de hacer caja, nos impidan unirnos a lo que esta fiesta tiene de sentimiento y  de pasión, de ternura y de arrebato, de nostalgia del pasado, de goce del presente y de esperanza de futuro, atributos todos del AMOR, como cualquier persona enamorada ha sabido alguna vez, aunque después lo haya olvidado.

Hoy queremos celebrar el "DÍA DE LOS ENAMORADOS" con un bello poema, en versos alejandrinos pareados, de este poeta -gran poeta menor, podríamos decir- casi desconocido en España, JOSÉ ÁNGEL BUESA*. Agradecemos a SAN VALENTIN la oportunidad de darlo a conocer a muchos, enamorados o no, que el amor nunca llega tarde, en este 14 de febrero.


BALADA DEL LOCO AMOR
I
No, nada llega tarde, porque todas las cosas
tienen su tiempo justo, como el trigo y las rosas;
sólo que, a diferencia de la espiga y la flor,
cualquier tiempo es el tiempo de que llegue el amor.
No, Amor no llega tarde. Tu corazón y el mío
saben secretamente que no hay amor tardío.
Amor, a cualquier hora, cuando toca a una puerta,
la toca desde adentro, porque ya estaba abierta.
Y hay un amor valiente y hay un amor cobarde,
pero, de cualquier modo, ninguno llega tarde.
II
Amor, el niño loco de la loca sonrisa,
viene con pasos lentos igual que viene a prisa;
pero nadie está a salvo, nadie, si el niño loco
lanza al azar su flecha, por divertirse un poco.
Así ocurre que un niño travieso se divierte,
y un hombre, un hombre triste, queda herido de muerte.
Y más, cuando la flecha se le encona en la herida,
porque lleva el veneno de una ilusión prohibida.
Y el hombre arde en su llama de pasión, y arde, y arde
Y ni siquiera entonces el amor llega tarde.
III
No, yo no diré nunca qué noche de verano
me estremeció la fiebre de tu mano en mi mano.
No diré que esa noche que sólo a ti te digo
se me encendió en la sangre lo que soñé contigo.
No, no diré esas cosas, y, todavía menos,
la delicia culpable de contemplar tus senos.
Y no diré tampoco lo que vi en tu mirada,
que era como la llave de una puerta cerrada.
Nada más. No era el tiempo de la espiga y la flor,
y ni siquiera entonces llegó tarde el amor.

 
*Podeís leer más poemas de JOSÉ ÁNGEL BUESA,  entrando en este enlace:

http://www.acu-adsum.org/jlb.poesias.html#Anchor#2

18 comentarios:

  1. Aficionada a la poesía13 de febrero de 2011, 23:34

    Yo desde luego no conocía a este poeta y estos versos son preciosos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Existe algún poema sobre el 14 de febrero, Día de los enamorados?

    ResponderEliminar
  3. Seguro que hay: en Internet podrás encontrarlos si dedicas un poco de tiempo a la búsqueda. Aunque seguramente no es lo que esperas -se trata de un poema antirromántico, en las antípodas de los versitos propios de San Valentín- al 14 de febrero alude la canción de Joaquín Sabina titulada "Contigo", llena de humor y sarcasmo, como tantas de las suyas. Quizá la hayas oído alguna vez, pero no me resisto a copiarte la letra:

    Yo no quiero un amor civilizado,
    con recibos y escena del sofá;
    yo no quiero que viajes al pasado
    y vuelvas del mercado
    con ganas de llorar.

    Yo no quiero vecínas con pucheros;
    yo no quiero sembrar ni compartir;
    yo no quiero catorce de febrero
    ni cumpleaños feliz.

    Yo no quiero cargar con tus maletas;
    yo no quiero que elijas mi champú;
    yo no quiero mudarme de planeta,
    cortarme la coleta,
    brindar a tu salud.

    Yo no quiero domingos por la tarde;
    yo no quiero columpio en el jardin;
    lo que yo quiero, corazón cobarde,
    es que mueras por mí.

    Y morirme contigo si te matas
    y matarme contigo si te mueres
    porque el amor cuando no muere mata
    porque amores que matan nunca mueren.

    Yo no quiero juntar para mañana,
    no me pidas llegar a fin de mes;
    yo no quiero comerme una manzana
    dos veces por semana
    sin ganas de comer.

    Yo no quiero calor de invernadero;
    yo no quiero besar tu cicatriz;
    yo no quiero París con aguacero
    ni Venecia sin tí.

    No me esperes a las doce en el juzgado;
    no me digas “volvamos a empezar”;
    yo no quiero ni libre ni ocupado,
    ni carne ni pecado,
    ni orgullo ni piedad.

    Yo no quiero saber por qué lo hiciste;
    yo no quiero contigo ni sin ti;
    lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes,
    es que mueras por mí.

    Y morirme contigo si te matas
    y matarme contigo si te mueres
    porque el amor cuando no muere mata
    porque amores que matan nunca mueren.

    ResponderEliminar
  4. hOMBRE, DESDE LUEGO MUY ROMÁNTICA NO PUEDE DECIRSE QUE SEA ESTA CANCIÓN.

    ResponderEliminar
  5. He leído más poemas de este autor y son una delicia, s uno de los poetas más románticos que conozco.

    ResponderEliminar
  6. Hay poemas de muchos poetas famosos que no entiendo bien, en este caso no es así.

    ResponderEliminar
  7. A lo mejor el amor nunca llega tarde...pero se pasa pronto. Amí me dura de media dos semanas.

    ResponderEliminar
  8. Se me ocurre, solamente, la irresistible tentación de soportar la idea de ser tomado como un irreverente pagado de sí mismo y dejar aquí este soneto mío...

    No me mientas, Amor...

    No me mientas, amor, ya no me mientas.
    Es otoño. Sin tardes verdecidas.
    Solo te pido, amor, que no me pidas
    anhelar el calor con que me alientas.

    Son tantas tardes vacuas, somnolientas,
    andando entre hojarascas esparcidas,
    que mis ansias transitan, ya vencidas,
    sin buscar ese sol con que las tientas.

    Si llegas hasta mí y me alimentas
    con el albur de un sol de primavera,
    que no sea tan solo una quimera

    para dejar mis ansias más sedientas.
    Si he de entregarme a Ti, de esta manera,
    solo te pido, amor, que no me mientas...!

    ©Copyright: "Inquietudes - 2007"

    ResponderEliminar
  9. Gracias, amigo Edgardo Donato, por tu poema, que nos ha sorprendido por dos cosas: porque es hermoso y porque no lo esperábamos. Nos conmueve y alegra saber que este humildísimo blog nuestro, de un pequeño instituto de una pequeña ciudad, se sigue -¿será por equivocación?- desde la lejana, pero siempre cercana, Argentina.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Estimado amigo Asensio, no ha sido por equivocación que he llegado hasta el Blog, si no por curiosidad. Soy un amante de la poesía aficionado a escribir y eso, me lleva a hurgar en la web con el fin de encontrar sitios desde los que pueda aprender. ¡Y vaya si lo he hallado!
    No comparto esto que dices en cuanto de que sois un "pequeño" instituto de una "pequeña" ciudad.
    Por lo que he podido auscultar sobre ambos, nada de esto es así. Al menos, no me lo parece.
    Una ciudad que ha crecido edilicia y demográficamente al ritmo que lo ha hecho Fuenlabrada, no parece merecer el rótulo de "pequeña".
    Del mismo modo, un Instituto capaz de presentar un blog dedicado a la lengua y la literatura españolas tan didáctico y completo, en el que los maestros y profesores no dudan en exponer sus nombres, no me parece, tampoco, que sea algo pequeño.
    Agradezco infinitamente el desmesurado halago que haces de esas simples letras que, seguramente, no han de merecer el calificativo de "hermosas". Y pido disculpas por el atrevimiento de agregarlas en ese comentario. Hay veces, que uno se siente tan identificado con algo, que llega a sentir que es parte de ello.
    Una vez más, muchas gracias por la condescendencia y mis disculpas por el exabrupto.
    Les dejo, a todos, un abrazo desde Argentina.
    Con respetuoso afecto.

    ResponderEliminar
  11. Fuenlabreño, a mucha honra16 de febrero de 2011, 20:50

    Sí, señor, Fuenlabrada es una gran ciudad y no "una pequeña ciudad" como dicen algunos. Hasta en la Argentina nos conocen

    ResponderEliminar
  12. No sé si Fuenlabrada es importante o no, pero a mí me hace ilusión que nos conozcan en Buenos Aires, y si es un buen poeta el que nos conoce más aún.

    ResponderEliminar
  13. Me chiflan los versos que dicen
    Amor, a cualquier hora, cuando toca a una puerta,
    la toca desde adentro, porque ya estaba abierta.

    Son sencillamente maravillosos, como todo el poema.

    ResponderEliminar
  14. locamente enamorada, para J.20 de febrero de 2011, 19:24

    Solo te pido, amor, que no me mientas.

    ResponderEliminar
  15. !Cómo me gustaría escribir versos así!

    ResponderEliminar
  16. enamorada hasta los huesos23 de febrero de 2011, 22:38

    Como el amor no hay nada.

    ResponderEliminar
  17. Profesor de Literatura24 de febrero de 2011, 19:27

    Que después de tantos años como profesor de Literatura aún desconociera el nombre de José Ángel Buesa y no hubiera leído siquiera uno de sus versos, es una triste muestra de cómo incluso los supuestos especialistas no vemos más allá de los muros estrechos de un temario casi exclusivamente "español", al que a duras penas se asoman unos pocos poetas hispanoamericanos, como Rubén Darío, Pablo Neruda, César Vallejo o Octavio Paz.

    Seguramente este poeta, Jose Ángel Buesa, no está a la altura de esos grandes nombres, pero sus versos de amor me parece que deben figurar, por méritos propios, entre los mejores, por su capacidad de aunar emoción y belleza formal en un campo donde todo parece dicho y todas las palabras parecen gastadas.

    Gracias por permitirme descubrir, por casualidad, a un poeta con voz propia, aunque no sea español.

    ResponderEliminar
  18. Lastima no haber visto esta poesía para decírsela a mi pibita, digo a mi pibón, eso pasa por hacer tantos deberes, mira que te lo tengo dicho Asensio.

    ResponderEliminar