sábado, 19 de marzo de 2011

CELEBRACIÓN DEL DÍA DEL PADRE: "MI VIEJO", UN CUENTO ARGENTINO DE JOSÉ Mª PASCUAL EN LA VOZ DE QUIQUE WOLFF




Qué queréis, a uno le atrae todo lo argentino, incluso lo que no le gusta de aquel gran país del otro lado del charco: sus bravuconadas y sus excesos verbales, ese empeño no solo en querer ser más americanos que nadie, sino incluso en ser más europeos que los propios europeos, el populismo barato y ramplón de muchos de sus políticos...Quizá sea por tener amigos de allá, pero los amigos, si de verdad son amigos, pueden ser de cualquier parte. A lo mejor es el fútbol, pero uno es más de baloncesto, aunque en el deporte de la canasta los argentinos también están entre los mejores. Podría ser la literatura argentina -Mújica Laínez, Bioy Casares, inolvidables Borges y Cortázar, entre muchos- que tanto marcó a uno en su día, quizá para siempre. Podría ser el tango y la milonga. Podría ser, en fin, esa cadencia del español rioplatense con ese voseo y esos verbos agudos,  con sus inflexiones tan distintas a las nuestras y tan subyugantes...

Qué importa. El caso es que uno buscaba cuentos de fútbol para los alumnos de Segundo de la ESO y entonces resultó inevitable cruzar el charco, porque allá en la Argentina el fútbol no es solo como aquí el deporte rey, sino una pasión nacional que supera todo lo que por aquí conocemos, incluso en sus extremos de violencia verbal y física. Es además un boyante género literario, con docenas de cultivadores. Y es entonces cuando nos topamos con JOSÉ Mª PASCUAL, un escritor que ha hecho del fútbol un territorio propio donde descarga esa pasión en pequeñas joyas narrativas llenas de lirismo. A QUIQUE WOLFF, un periodista argentino famosísimo -su programa "Simplemente fútbol" es seguido semanalmente por millones de radioyentes-, que cuenta como nadie esas historias, ya lo conocíamos porque en su día trajimos a este blog su famosísimo "Poema del fútbol", con ocasión del triunfo de la selección española en los Mundiales de Suráfrica (entrada de 14 de julio de 2010).

Pero todavía hay que dar otra explicación: ni José Mª Pascual ni Quique Wolff están hoy con nosotros a causa del fútbol ni siquiera por ser argentinos, sino porque, buscando buscando, dimos con un cuento de fútbol que nos pareció una entrañable CELEBRACIÓN DE LA PATERNIDAD, no en lo que tiene de fiesta comercial ni de simple efemérides -que tiene mucho, gracias al Corte Inglés y a la tradición religiosa- sino en su hondo significado de relación no siempre fácil entre padres e hijos. "MI VIEJO" es una estampa sencilla y profunda a la vez, un homenaje a un padre concreto y a todos los padres, pero sobre todo es un reconocimiento de la vida que pasa de padres a hijos en una cadena interminable.

Pinchad AQUÍ  para poder leer "MI VIEJO" de JOSÉ Mª PASCUAL Y AQUÍ para escuchar el cuento en la voz única de QUIQUE WOLFF.  A continuación podéis escuchar  también la canción "Mi viejo" de Piero y en la misma página podéis disfrutar, si os quedan ganas,  de otros cuentos de fútbol.

11 comentarios:

  1. y del dia de ka madre, qué

    ResponderEliminar
  2. Seguidora del blog20 de marzo de 2011, 15:44

    Me ha emocionado la historia, y qué voz la del narrador.

    ResponderEliminar
  3. Un profesor (y padre)20 de marzo de 2011, 16:18

    Maravillosa semblanza de un padre y de la paternidad. A cualquier padre se le tiene que poner la carne de gallina cuando escuche esta emocionante historia, que es argentina pero es universal.

    ResponderEliminar
  4. "Mi viejo" es lo que muchos hubieramos querido escribir para nuestro "viejo".

    ResponderEliminar
  5. No lo había podido leer hasta hoy, pero es igual porque me ha encantado. No soy argentino, pero me vuelve loco el fútbol y ya soy "viejo", así que...

    ResponderEliminar
  6. Este tío es buenísimo, he escuchado otros cuentos de su página y los borda. Me gustaría que lo contratsen para Carrusel o El larguero.

    ResponderEliminar
  7. Esta es la letra de la canción "Mi viejo" de Piero:

    Es un buen tipo mi viejo
    Que anda solo y esperando
    Tiene la tristeza larga
    De tanto venir andando
    Yo lo miro de desde lejos
    Pero somos tan distintos
    Es que creció con el siglo
    Con tranvía y vino tinto
    Viejo, mi querido viejo
    Ahora ya caminas lento
    Como perdonando el viento
    Yo soy tu sangre mi viejo
    Soy tu silencio y tu tiempo.
    El tiene los ojos buenos y una figura pesada
    La edad se le vino encima
    Sin carnaval
    Ni comparsa
    Yo tengo los años nuevos
    Mi padre los años viejos
    El dolor lo lleva dentro
    Y tiene historias sin tiempo
    Viejo, mi querido viejo
    Ahora ya caminas lento
    Como perdonando el viento
    Yo soy tu sangre mi viejo
    Soy tu silencio y tu tiempo
    Yo soy tu sangre mi viejo.

    ResponderEliminar
  8. Madre que sigue su blog23 de marzo de 2011, 16:19

    Me ha gustado mucho la historia, pero también me parece muy interesante la presentación. Yo también siento un gran aprecio por Argentina y me fascina oír hablar a los argentinos y sobre todo el cine argentino, que creo que es uno de los mejores del mundo.

    ResponderEliminar
  9. Mi viejo, siempre26 de marzo de 2011, 8:27

    Te quiero, mi viejo, aunque ya no te lo pueda decir caea a cara.

    ResponderEliminar
  10. Hasta hoy no había visto este blog suyo y sinceramente está muy bien, les felicito. Esta antología de la primavera es una delicia.

    ResponderEliminar
  11. “Soñé un abrazo”. Nuevo tango de la dupla Pugliese – Padula Perkins presentado en la voz de Guillermo Deluca.

    Una vez más la música de Carla Pugliese se amalgama a las palabras de Jorge Padula Perkins para producir el nacimiento de un tango: “Soñé un abrazo”.

    Carente de metáforas, el lenguaje simple de la letra, no elude el compromiso emocional e incursiona, sin abuso, en el interrogante metafísico.

    En un contexto onírico, relata el encuentro entre una persona y su padre muerto, en el que con sutileza casi inocente, sugiere por un lado una “presencia” espiritual perenne y, por otra parte, una equivalencia irrefutable del valor emocional para los aconteceres del sueño y la vigilia.

    Con sonidos que anticipan, mueven y conmueven, la música se fusiona apasionadamente con las palabras hasta constituir un todo indisoluble, un tango llamado “Soñé un abrazo”.

    Anoche soñé a mi viejo

    en pijama y camiseta,

    campaneándola a la vieja

    en la esquina de Larrea.


    Tan real era todo aquello

    que me llené de alegría,

    no había indicios de muerte,

    ¡el sueño era todo vida!


    Anoche le di un abrazo

    como nunca le había dado.

    Sentí mi alma vibrando

    desde el pecho hasta las manos.


    Le conté sobre sus nietos,

    esos que no conocía,

    y me miraba sonriente:
    ¡Yo creo que lo sabía!


    Anoche soñé ese encuentro

    y desperté emocionado.

    ¡Qué importa que fuera un sueño

    si a mi viejo había abrazado!


    Ubicación de video en Youtube: http://youtu.be/tBckzzcJvxI

    ResponderEliminar