viernes, 18 de mayo de 2012

MEDIO PAN Y UN LIBRO



Un alma caritativa, que sorprendentemente quedan algunas, con la que está cayendo, y que además en este caso tiene nombre -Maite Pasero- y es compañera de este departamento, nos ha hecho llegar una preciosa presentación  que tiene a FEDERICO GARCÍA LORCA y al LIBRO como protagonistas. Está en SlideShare y su autor, si verdaderamente lo es, se identifica como "resteban50". Quedé aquí constancia de cómo nos ha llegado y de dónde procede. Gracias.

Podría servir como homenaje a LORCA -uno más no le hará daño ni a él ni a nadie, y se lo merece como pocos- o al LIBRO, que anda más necesitado de lectores que de homenajes, pero queremos que sea sobre todo un HOMENAJE A LA DECENCIA. Cuando hoy, con la mayor desvergüenza, y en nombre mismo de la educación, se defienden políticas que van a dar al traste con ella,  quién sabe si para una generación o para siempre; cuando en nombre del libro se cierran o se desmantelas bibliotecas; cuando en nombre de la cultura se destruyen las iniciativas culturales o se las reduce al papel innoble de mero relumbrón, reivindicar MEDIO PAN Y UN LIBRO, como hace LORCA ante sus vecinos de Fuentevaqueros, es pura y llanamente tan revolucionario como lo era hace 80 años e igualmente necesario, aunque a algunos no se lo parezca. Que nos llamen antiguos, pero es lo que pensamos, y, por lo tanto, lo decimos.



View more PowerPoint from resteban50

7 comentarios:

  1. En España leen 4 y lo del pan se está poniendo chungo chungo.

    ResponderEliminar
  2. lorquiana siempre18 de mayo de 2012, 19:57

    Hay que ser Lorca para expresarlo así de maravillosamente.

    ResponderEliminar
  3. Una profe que sigue vuestro blog18 de mayo de 2012, 22:14

    No lo conocía y me ha emocionado.

    ResponderEliminar
  4. cada día más indignado19 de mayo de 2012, 11:06

    Nos quitan el pan y nos quitan los libros.

    ResponderEliminar
  5. FALTA GENTE COMO ESTA EN NUESTRA ÉPOCA

    ResponderEliminar
  6. Gracias, la lectura de este discurso me ha hecho recordar la experiencia de beber agua fresca y natural despues de llegar a la cima de un monte. Su frescura, su verdad, su profundo entender las cosas me ha recorrido el cuerpo y me ha devuelto la sensacion de tener sed... a veces olvidamos que tenemos sed, a veces olvidamos que los libros nos dan mucho mas que letras... Gracias desde Los Angeles, California.

    ResponderEliminar
  7. con el pueblo y para el pueblo22 de mayo de 2012, 23:23

    !Qué respeto muestra Lorca a sus vecinos, probablemente analfabetos muchos de ellos. !Ojalá muchos intelectuales de nuestra época hicieran los mismo en vez de mirar a todos por encima del hombro! Pero para eso hay que ser ser humano antes que intelectual.

    ResponderEliminar