lunes, 29 de noviembre de 2010

EL ESPAÑOL EN INTERNET

Si que un blog hable de Internet debe resultar tan natural como un pez en el agua, porque Internet es el medio donde nacen, viven  -y también mueren- los blogs, un blog de Lengua y Literatura, como el nuestro, tiene además la necesidad, e incluso la obligación, de preocuparse por el uso del español en la red. Por eso traemos hoy aquí un breve informe -del que hemos eliminado algunos fragmentos- publicado en EL PAÍS, que nos documenta sobre las grandezas y miserias de nuestra lengua en relación con otras lenguas competidoras. 

Al final, así lo desvela este informe, lo que resulta determinante, para el éxito o el fracaso de una lengua en Internet, no es ni su extensión geográfica ni su potencial demográfico, sino la mera posibilidad de  acceso de la población a Internet, desgraciadamente todavía poco desarrollada, por motivos  fundamentalmente económicos y tecnológicos, en la mayoría de los países de habla hispana. Ahí es donde reside nuestro verdadero talón de Aquiles.




La flaqueza del castellano en Internet
Winston Manrique Sabogal,
EL PAÍS, 22-11-2010

No basta con que el español sea el tercer idioma más hablado del mundo (tras el inglés y el chino) ni que sea el segundo de comunicación internacional (tras el inglés) para entrar en el futuro. Es INCREÍBLE que teniendo nuestra lengua el número de hablantes que tiene: 440 millones de personas, su presencia, su peso e influencia en Internet sea tan bajo: sólo el 4 por ciento; mientras el inglés tiene el 45%, lo que la confirma como la lengua franca de los cibernautas. Bien es verdad que en los últimos diez años la presencia del castellano en la Red ha escalado un uno porciento, mientras el inglés se ha despeñado: ha perdido el 29%, al caer del 74 al 45%; lo cual significa que también ha perdido peso en favor del avance del chino, el árabe, el ruso y otros idiomas emergentes que contabilizan el 37% de su presencia en la Red.

Queda claro, una vez más, que la cantidad no es suficiente, ni una variable determinante a la hora de medir y calibrar el poder o la influencia en el ciberespacio. La decepcionante cifra del castellano se debe, en gran medida, a que los gobiernos de los 19 países latinoamericanos no han hecho los deberes de preparar a sus países para la era de la sociedad de la información ni establecer las políticas adecaudas para que las empresas de telefonía e Internet lleguen sin abusar en los precios. Para empezar, la dotación de los accesos a la conexión fija son deprimentes. Y si lo básico no se facilita pues... En cambio, si las cosas se hicieran como es debido, es decir que los latinoamericanos tuvieran un desarrollo de acceso tecnológico parecido al de los anglófonos, la presencia de nuestro idioma en la Red sería del 16 por ciento. La situación de España es muchísimo mejor que la de los países de América Latina. (...)


La pérdida de primacía absoluta del inglés en la Red, como lengua franca, se debe al aumento de idiomas emergentes como los citados que representan el  37 por ciento. Sin embargo, son las lenguas neolatinas las que siguen dominando. Tras el inglés, con un 45%, están el alemán con el 6, el español y el francés con el 4 y el italiano con el 3 por ciento. Aunque nuestra lengua ha ganado un peso relativo, “sigue alejada de los niveles que se esperarían por su condición de cuarta lengua más hablada del mundo”.


De los 1.750 millones de usuarios de Internet, en español se comunican 136 millones, “lejos de los 480 en inglés, pero muy por delante de los 80 del francés, 65 en alemán, 50 en árabe o 45 en ruso. En Chino lo hacen unos 390 millones, pero es lengua solo nacional”.


La manera de establecer la presencia de los idiomas en Internet se refleja mejor a través del porcentaje de páginas web que tiene cada uno. El estudio de Fundación Telefónica, sobre esta situación en castellano, señala que España aportaría la mitad de las páginas web escritas en castellano. Le seguirían Argentina y México, con alrededor del 9% cada uno. Después estarían Estados Unidos, Colombia y Chile, con menos del 5% cada uno; aunque resulta curioso y sorprendete que sus porcentajes hayan descendido entre los años 2001 y 2007, fecha del estudio.


La baja presencia e influencia del castellano en Internet deja claro que no basta con que un idioma tenga un alto número de pobladores y hablantes, es decir que no es una variable determinante. Lo que influye, afirma el estudio, “es el desarrollo de la sociedad de la información de los países donde se habla esa lengua”. Por eso, agrega el estudio, “un aumento de la dotación de los accesos de conexión fija en los países hispanohablantes, hasta alcanzar los niveles que en este indicador muestran los países anglófonos, permitiría cuadruplicar la presencia del castellano en Internet”.

Para información adicional y complementaria sobre este asunto, puede verse este otro reportaje de EL PAÍS:

http://www.elpais.com/articulo/internet/Internet/habla/espanol/elpportec/20060929elpepunet_7/Tes

1 comentario:

  1. Cuando la gente no tiene dinero ni para comer, no se lo va a gastar en internet.

    ResponderEliminar